Salomón no era sabio: el paradigma de la decisión sabia y justa

 En la tradición bíblica, pocas asunciones tan categóricas nos encontramos como la que se refiere a la sabiduría del rey Salomón. 

De brutal calado en nuestra educación, el pasaje bíblico  (1 Reyes 3, 16-28) Sabiduría y prosperidad de Salomón, relata como dos mujeres prostitutas, madres de dos bebés -uno de ellos muerto por asfixia- se enfrentan por la maternidad del niño vivo. Para resolverlo, Salomón pide una espada para cortar al bebé en dos y así repartirlo entre las dos madres. Por si no fuera suficientemente escalofriante esta propuesta misma – es un pasaje bíblico, no nos sorprendemos- esto resulta con la renuncia de una de las madres, de lo que Salomón resuelve las bases de la maternidad que nos han inculcado, e impone su interpretación del amor maternal.

En palabras de la filósofa y teórica feminista Celia Amorós «Salomón se equivocaba, una mujer puede no ser la madre biológica y elegir preservar la vida de un bebé al que amenazan con partir en dos».

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Salomón-no-era-sabio-editorial-fundamentos-734x1024.png
Salomón no era sabio. Ed. Fundamentos 2014
Celia Amorós

De esta provocativa premisa parte el ensayo «Salomón no era sabio»-Editorial Fundamentos, 2014- en el que Amorós analiza la genealogía como constructo patriarcal y constata cómo, con el comienzo de la modernidad, surgen distintas corrientes filosóficas que ponen en cuestión la razón genealógica.

Una crítica que busca establecer los límites de esta sentencia canonizada y determinar sus condiciones de posibilidad, contraria a la dogmática patriarcal que la instituyó en paradigma de sabiduría; y un análisis en el que apoyarnos para buscar alternativas teóricas y prácticas a problemas del presente. «Puesto que Salomón sí ha dejado su legado y sus herederos pululan por las instituciones de la sociedad instituyéndose en jueces en cuestiones de mujeres, de las que, como patriarcas, son también parte.«


Celia Amorós Puente, filósofa, escritora y ensayista española, teórica del feminismo y Premio Nacional de Ensayo 2006. Es un referente clave en el llamado feminismo de la igualdad, ha centrado una parte importante de su investigación en la construcción de las relaciones entre ilustración y feminismo.

Es fundadora del Seminario Permanente Feminismo e Ilustración en la Universidad Complutense de Madrid, donde también fue directora del Instituto de Investigaciones Feministas. En 2011 recibió la medalla a la Promoción de los Valores de Igualdad por parte del Gobierno español. En 2012 fue acreedora del premio Mujeres Progresistas, en su categoría nacional, por su larga trayectoria profesional y su contribución al estudio del feminismo.

Autora de más de una veintena de títulos, su libro Hacia una crítica de la razón patriarcal constituye un nuevo enfoque desde los estudios de género de la filosofía, pone de manifiesto los sesgos del androcentrismo y reivindica una revisión crítica. Tras otros estudios la filósofa retoma la crítica de la razón patriarcal en Salomón no era sabio.